#QUEREMOSPARQUE

Chile tiene la oportunidad única para crear el primer Parque Nacional de la Región Metropolitana

A solo 70 KM de Santiago, por el Cajón del Río Maipo, en los valles de los ríos Colorado y Olivares, hay 142.000 hectáreas de propiedad pública que queremos proteger como parque nacional, son tres las fundaciones que encabezan esta gran iniciativa, Acceso Panam, Fundación Plantae y Fundación + 1000, tuvimos el agrado de conocer de primera fuente sus proyecciones en la siguiente entrevista.

¿Cómo surge la iniciativa de la creación de este Parque Nacional?

La idea está dando vueltas hace mucho tiempo, ha pasado por varios Ministros de Bienes Nacionales, que han trabajado para poder recuperar el predio que pertenecía al Ejército. Finalmente, este año se logró recuperar por completo o casi por completo, puesto que una parte fue vendida, y hoy son 142.000 hectáreas de propiedad fiscal en manos del Ministerio de Bienes Nacionales.  A partir de ahí, se reunieron tres organizaciones quienes convocaron a esta campaña: Access Panam, Fundación + Mil y Fundación Plantae.

¿Por qué “Queremos Parque”?

Es relevante en términos sociales, ambientales y económicos. En la parte social: porque las personas necesitamos tener acceso a la naturaleza para nuestro equilibrio mental y físico, para sentirnos bien, para disfrutar. Actualmente, entre la región de Coquimbo y la del Biobío, tan sólo un 1,38 % del territorio nacional es parte de las áreas silvestres protegidas por el Estado, lo que implica que es muy difícil poder pasear y acceder a sus montañas y la naturaleza. La creación de este Parque Nacional trae justicia social y permite el acceso sin necesariamente tener que ser propietario de un lugar.

En términos ambientales, el lugar protege numerosas especies de flora y fauna, y contiene cerca de 20.000 hectáreas de glaciares, qué son más de la mitad de la reserva de agua de Santiago. En el contexto del cambio climático y de la extinción masiva de especies, contar con un área protegida en una zona tan amenazada como la zona central de Chile, es una medida concreta de avances en  mitigación y adaptación al calentamiento global.

En lo económico, esta es una apuesta distinta de desarrollo país, en que fomentamos el turismo como una actividad que da identidad a Chile. El turismo responsable, de bajo impacto y bien llevado puede ser una gran herramienta que aporta la conservación del territorio, dándole sentido económico a las comunidades locales, y es, también, una actividad en la cual pueden participar muchos y no necesariamente apropiársela una o dos empresas. El 80% del turismo en Chile lo hacen pequeñas pymes y son ellas a las que debería favorecer un parque nacional.

¿Qué se podrá conocer dentro del Parque?

Este lugar posee una gran diversidad de paisajes, allí podremos encontrar tres grandes valles, ríos, cascadas, termas, glaciares,  4 cumbres sobre 6.000 m y al menos 27 cumbres sobre 5.000 m. Además, se conocen 135 especies de fauna y 233 de flora, y a futuro, un parque con desarrollo y con mejor infraestructura, permitiría tener: zonas de baño, zona de escalada, rutas para bicicletas, senderos con refugios para caminatas o para cabalgatas rutas que podrían conectar el Cajón del Maipo con Farellones, incluso rutas que entren por Chile y salgan por el Parque Tupungato en Argentina, entre otras cosas. Por otra parte, toda esta zona posee un gran patrimonio geológico compuesto por Geositios de gran importancia para la ciencia, la cultura y la sociedad, y que merecen la pena ser visitados y conservados. Finalmente, estamos convencidos de que protegiendo este lugar, rápidamente lo veremos repoblado por Guanacos dándole aún mayor espectacularidad

¿Cómo puede la gente que recién conocerá la iniciativa con este reportaje, apoyar a la causa?

Hay muchas formas posibles: firmando el petitorio en nuestra página web (www.queremosparque.cl), compartiendo y difundiendo a través de  sus redes sociales; hablando con los amigos; abriendo conversaciones; organizando charlas a las que nos pueden invitar; colocando publicidad; yendo a conocer el lugar; haciendo presión ciudadana desde sus propias posibilidades. Los invitamos a apropiarse de la causa que es de todos y para todos.

¿Cuál ha sido la recepción del gobierno ante esta propuesta?

La campaña está recién comenzando y estamos abriendo conversaciones con distintos entes de gobierno. Esperamos que el presidente acoja esta solicitud y cree el parque en las 142 mil hectáreas fiscales que hoy están en manos del Ministerio de Bienes Nacionales, y que son las últimas de propiedad pública que quedan en toda la zona central de Chile. Esta oportunidad es única y no la vamos a tener de nuevo, es ahora cuando debemos actuar

¿Qué proyecciones se tienen con este Parque Nacional?

Que los chilenos y chilenas tengamos un lugar de fácil acceso donde poder disfrutar de la naturaleza, que se resguarde un espacio para la flora y fauna nativa, y se proteja el abastecimiento de agua de Santiago. En el predio Colorado-Olivares hay más de 300 glaciares que cubren cerca de 20.000 hectáreas, la mitad del agua de la capital proviene de ahí. También esperamos que con esto Chile haga una apuesta fuerte por ser un país turístico, y desarrolle su economía a la par de la conservación de la naturaleza y la calidad de vida de las personas. El turismo hoy representa el 10% de la economía, puede llegar a ser el primer ingreso de divisas. Un gran parque con excelentes accesos, a pasos de la capital, es un tremendo impulso para el turismo. Chile tiene una naturaleza espectacular, que los chilenos y chilenas con dificultad pueden conocer si no se abre acceso, y que es la base del sector turismo.

¿Cuál es el rol de cada una de las fundaciones que encabezan esta iniciativa?

Las organizaciones que convocan son las responsables de dibujar la campaña y mantenerla a pesar de las vicisitudes. Esta es una campaña propositiva, no política, que busca el apoyo transversal de todos los chilenos y chilenas para resguardar el último territorio en la zona central para el disfrute actual y de las generaciones futuras.

¿Por qué es importante que esta iniciativa se lleve a cabo y cómo ayudarían a la protección del medio ambiente de esa zona?

Porque la zona central es la que tiene menos superficie protegidas dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNASPE), y, en consecuencia, es el lugar de mayor vulnerabilidad frente a los efectos del cambio climático y el lugar con menos acceso para la recreación y disfrute de todas y todos. . Casi todo el territorio es privado: las montañas, las cumbres más altas, tienen dueño. Resguardar los últimos territorios públicos es una oportunidad única para permitir que la naturaleza se exprese y se refugie, para que los guanacos vuelvan y con ellos el resto de la fauna y flora nativa del lugar. Una oportunidad para todos nosotros de poder disfrutar y acceder a esa naturaleza que nos acompaña y que cada vez es más esquiva y escasa.

Súmate a la causa en www.queremosparque.cl #queremosparque

Written by

Somos una revista de distribución gratuita mensual, con una propuesta coherente e innovadora. Nuestro objetivo es que la disfruten y que nos acompañen en este nuevo viaje.